En primer lugar, quisiera diferenciar entre estiramientos estáticos y dinámicos.

  • Estiramiento estático: Consiste en estirar en reposo, se estira el musculo hasta una determinada posición y se mantiene durante 10 a 30 segundos.
  • Estiramiento dinámico: Consiste en estirar a través de impulsos pero sin exceder los límites de los estiramientos estáticos.

En este artículo nos centraremos en los estiramientos estáticos, ya que son numerosos los estudios que nos indican que no son adecuados previos a la práctica deportiva del pádel. Si tuviéramos en cuenta la opinión de la mayoría de las personas que realizan estiramientos previos a jugar, nos indicarían que lo realizan para prevenir lesiones durante la práctica, sin embargo ¿es eso cierto? ¿estirar antes de jugar disminuye el riesgo de lesión?

Si analizamos de forma general los movimientos que realizamos durante un partido de pádel, encontramos cambios de ritmos frecuentes, (subir y bajar a la red) combinados con movimientos explosivos, (voleas, smash, bandejas, etc.) en definitiva movimientos que implican dos cualidades físicas como son la velocidad y la fuerza. Por lo tanto, si tenemos en cuenta que los estiramientos provocan una relajación muscular y disminución de la velocidad, estirando antes del partido no estaremos preparando al metabolismo para una activación posterior, sino que por el contrario estaremos favoreciendo su pasividad. Por este motivo los estiramientos previos no son adecuados para la práctica del pádel.

Por consiguiente, debemos sustituir esos estiramientos previos a la práctica por un calentamiento más dinámico, que implique ejercicios de movilidad articular, desplazamientos y ejercicios específicos.

En definitiva, los estiramientos debe ser realizarlos una vez finalizado el partido, siempre teniendo en cuenta la técnica y duración de estos, para favorecer una mejor recuperación muscular y relajar al musculo una vez finalizada la actividad deportiva.